La bolleria industrial. ¿Comer moderado es bueno?

La bolleria industrial. ¿Comer moderado es bueno?

 

La bollería, para aquellos que no sepan, tiene como definición aquellos productos alimenticios elaborados, o que sus recetas contienen masas de harinas que son fermentadas y anteriormente han sido sometidas a tratamientos térmicos y demás, por supuesto también pueden venir acompañados por otros alimentos, complementos de panadería y/o repostería, al igual que también aditivos.

Algunos ejemplos de bollería industrial, que seguramente te han provocado y has consumido más de una vez son:  Donas, pretzels, croissants, panes, pasteles, los famosos “cupcakes”, caracolas, bollitos, galletas, bombas, entre otros productos que ya por lo que has leído puedes caracterizar como bollería.

 

Todos tenemos que admitir que alguna vez nos ha provocado una dona, un panecillo, una bomba de crema, entre otros en cualquier pastelería, y nos ha dado de esos antojos por esos productos de bollería. Pero, ¿es saludable? ¿Cuánta grasa contiene? ¿Por qué crea tanta polémica entre los nutricionistas y amantes de la comida buena en sabor? Te contamos un poco más sobre este tipo de alimento industrial, consumido mundialmente, para que tu mism@ concluyas.

 

Aunque cada bollo es diferente, en líneas generales la bollería de origen industrial se caracteriza por poseer alta cantidad de calorías concentradas en un escaso volumen. Calorías que derivan sobre todo, de grasas y azúcares.

La calidad de sus grasas es otro factor responsable de su mala fama, pues en su gran mayoría la bollería industrial posee grasas trans que puede tener diferentes efectos nocivos en el organismo y ser más perjudicial que las grasas saturadas o el colesterol.

Por otro lado, no poseen gran cantidad de proteínas ni de fibra, y en contadas ocasiones los bollos ofrecen minerales y vitaminas que el organismo necesita, aunque sí pueden poseer proporciones considerables de sodio, un mineral que debemos limitar para no caer en excesos que perjudiquen la salud. Es decir, la combinación de grasas y azúcares es lo que vuelve realmente tentador a un bollo, pues es esta cualidad la que el cuerpo prefiere para almacenar energía de fácil utilización. Y por ello, ante su consumo desencadenamos una respuesta placentera que puede ser responsable de su poder adictivo.

 

Claramente, la bollería industrial no tiene mucho de «bueno» para ofrecer al organismo y sus nutrientes predominantes son los que, con frecuencia intentamos limitar en nuestra dieta, sobre todo, si buscamos cuidar la salud.

Si queremos hablar de un tipo de bollería más saludable, sería la bollería casera, ya que la realidad es que siempre resulta mejor la bollería que podemos elaborar en casa que la producida industrialmente, aunque los ingredientes sean los mismos, pues podemos conocer el origen de la materia prima y hornear en menores proporciones lo cual puede disminuir la generación de grasas trans en el producto final, si hablamos profundamentre sobre el alimento y sus valores nutricionales.

Al igual que también, al hacer nuestros propios ricos productos de bollería casera, tenemos como resultado bollos con menos sodio, debido a que en casa no empleamos aditivos que favorezcan la conservación, ni resalten el sabor o la elevación de la masa.

Además, aunque los ingredientes pueden tener grasas trans de forma natural, éstas no son iguales que las grasas trans artificiales que se generan durante el procesamiento de un alimento, pues en los lácteos por ejemplo, la proporción es mínima comparada con la cantidad de este tipo de grasas que podemos tener en un alimento industrial, y además, podemos reducir aun más la presencia de grasas trans si utilizamos lácteos desnatados.

¿Qué opinas ahora? La próxima vez que entres a una panadería y veas la cantidad de postres y demás alimentos de bollería industrial, ¿Se te antojará? ¡Cuéntanos! Y comparte este artículo con ese amgi@ o familiar que le encante un alimento de bollería.

 

 

REFERENCIAS Y BIBLIOGRAFÍA

 

Mayoría de la información de este artículo fue sacado de las siguientes páginas, por ende, los créditos van a:

https://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/por-que-la-bolleria-industrial-es-tan-desaconsejada

 

https://gastronomiaycia.republica.com/2013/07/23/bolleria-reposteria-y-pasteleria-definiciones/